Sonido Soleá: Granada de ida…

Hay músicos que se curten en las filas traseras de grupos relevantes hasta que dan el salto. Podría ser el caso de nuestra protagonista, pero resulta que su evolución ha sido más compleja. O más simple, según se mire. Porque la niña mediana de los Morente  creció entre cantes y pop, su oído se hizo entre los diferentes palos flamencos y el rock progresivo que tanto atrajo a su padre.
Pero ahora ya camina sola, después de foguearse bien entre la créme del flamenco rock andaluz, del rock granaíno.

Soleá Morente

Hizo caso a su padre esperando al momento justo para lanzarse a esa primera plana. Pero el momento es ya, es el tiempo de Soleá. Y este post es el primero de un viaje con billete de vuelta a la ciudad que vio nacer un nuevo estilo musical, una melodía en la que el arte de la vida, el flamenco, se fusionó para siempre con la progresión más abstracta del rock.

 

Soleá Morente: Una adolescencia llena de mezcla

Y es que la niña mediana de la familia viene de hacer el back up,  las voces de respaldo a Los Evangelistas, o lo que es lo mismo, a las voces de Los Planetas o Lagartija Nick que tanto han hecho por el legado de Morente. Y por el suyo propio, que esta ciudad bien sabe de sonidos independientes dentro de un todo. De sonido independiente.

Soleá Morente

 

Jenesaispop dice que es un falso debut, por esas colaboraciones pasadas y por las que en su día realizó con su padre y su hermana Estrella, con la veteranía Morente.

Pero ahora camina sola, o mas bien, diríamos que marcando el paso. Porque “Tendrá que haber un camino” cuenta con un sinfin de colaboraciones: desde Ana de La Bien Querida, pasando por el sonido Lagartija, Lori Meyers, y por supuesto sus hermanos Enrique y Estrella. Porque si se hace camino al andar más vale rodearse de todos, en el sentido más literal: la mamá Aurora no ha querido quedarse fuera, ni tampoco el tío Montoyita con su guitarra.

Soleá Morente

La mezcla musical que embrujó a España y al mundo

Es indudable. Soleá es mezcla, mezcla Morente, mixtura de flamenco y rock que ya sembró Omega, dandole a otros palos como el tango o el fandanguillo, pero siempre con ese acabado rock, o indi rock, como tanto le gustaba pulir cada tema a su padre.

Al fin y al cabo este “camino” nos suena y nos lleva a la Granada de J, Banin y Floren,  porque la grabación y mezcla se han hecho en casa, en su estudio del Albaicín, y un poco mas arriba, en ese Refugio que los chicos de J tienen subiendo a la parte alta de esta ciudad con embrujo y que en du día tuvimos el placer de disfrutar.

Albaicín

El camino de Soleá es un canto a lo pasado, pero mirando al presente, ese sello que tanto ha da dejado impreso la familia Morente no solo en las calles de esta Granada, sino en las del universo.

Temas donde el camino se hace juntos, como en “Arrímate“, donde la voz de J nos remite a su Grupo de Expertos Solynieve, esa formación lo suficientemente desconocida como para que sus seguidores nos sintamos orgullosos de formar parte de un club exclusivo…. y lo suficientemente conocido como para que el underground que comenzó hace más de dos décadas en Graná ya sea completamente universal.

AlbaicínSonido multipista, folklore y transgresión

Voces flamencas sobre un fandango, voces transgresoras, al fin y al cabo, como en su día hiciera papá Morente con los textos del “hermano Lorca” o de Alberti. Voces libres. Libres para indagar desde el atrevimiento y el respeto mas absoluto sin que gane ni pierda ninguno. Eso fue y es el sonido Morente. El del padre. El de la Soleá, el de la Estrella, el del Enrique y de la Aurora.

Porque en este camino hay espacio para todos, para esa poesía  de Machado que tan bien adaptó el papá al cante, y que se refleja en ” “Yo escucho los cantos” en la apertura del disco.

Hay también espacio para la estela que dejó Cohen a quién tanto cantó el “maestro” en su “Omega“y que en el “camino” de su niña está presente en temas como “Dama errante (Winter lady)” y “Esta no es manera de decir adiós (Hey, that’s no way to say goodbye)”

Enrique Morente

Un camino de Rock, de Rock andaluz, como en “Estan Bailando“, una de sevillanas sobre letras desgarradas como esa que dice, “busco el quererte como si fueras mío y en la luz de tus ojos veo la muerte” en los primeros segundos del tema.

13 temas variables que hacen un todo único, con “Vampiro” y “Nochecita Sanjuanera” para una de sus otras “hermanas musicales”, La Bien Querida.

Mondo Sonoro le da un 8 sobre 10 en lo musical, pero para mí este álbum es 10 de 10, porque debut o no, quizá Soleá todavía no sea consciente de que en este camino ya ha barrido clichés, ya ha roto el flamenco para hacerlo más grande, siguiendo la huella de su padre. Seguro que ÉL ya le ha guiñado un ojo al escuchar el resultado.

Porque:

EL MUNDO NO SE ACABA HOY,

PUEDE DAR OTRA VUELTA

“Sacromonte”

Enrique Morente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s