BBK, diez años de Kobetamendi

Por Raquel Ríos (@Quelinhadaf) y Lara Villanueva

Mucho hemos escuchado estos días eso de que conforme han pasado los años y cambiando el cartel, “Kobeta” se ha venido a menos. Pues bien, lo sentimos mucho, pero nosotras no estamos de acuerdo.

No lo estamos, porque cada vez con menos presupuesto, uno de los festivales de nuestro país mas internacionales ha sabido año tras año mantener un cartel donde no han faltado los conciertos que nos han hecho venirnos arriba así como los que nos hacen sentarnos y abrazarnos con nuestros acompañantes.

Q

Por edad o presupuesto no podemos contar en persona como ha sido el balance de esta década desde dentro. Pero lo hemos escuchado y por fin este año hemos podido comprobar como la cita bilbaína logra sacar lo mejor de toda experiencia festivalera.

carpachuli james3Las ganas de sentirlo en vivo, el ambiente, el lugar, y sobre todo, el carácter europeo que a altas horas de la noche nos hace olvidar si estamos en el País Vasco o varias fronteras más arriba.

Tres días dan para todo y nada, porque sin terminarnos las últimas cervezas ya pensábamos en quienes serán los protagonistas el año que viene. Cada día con menos fuerzas pero más ganas, esa es una de nuestras muchas conclusiones.

Arizona jesusPorque sí, hubo momentos como ese en el que Capital Cities nos dejó sin respirar, y otros en los que Ben Harper o The Jesus and Mary Chain nos sentaron en la hierba antes de volver a saltar como locas, ¿y? El viernes fue el día clásico, el break antes de volver a empezar. Antes de darlo todo en un cierre que incluyó a unos Of Monsters and Men que con la afonía de la cantante no solo salvaron la actuación, sino que pusieron la nota emotiva que ya empezó con Mumford and Sons.

yel

Descubrimos a James Bay, nos emocionamos con Kodaline mientras el cielo se iba cubriendo antes de llover en la gran explosión de este BBK: los clásicos de unos Muse que sí, tocaron sus Drones, pero repartieron sus himnos a lo largo de todo el concierto sin olvidarse de ninguno.

Lo mejor de todo es que no nos enteramos de una lluvia que empezó a caer mucho antes, en una espera en la que la que no faltó el cancionero vasco y terminó justo cuando Kobetamendi se llenó de globos y euforia.

ElevenSolo hay una cosa que no compartimos: “We can´t wait”.

Anuncios

Un pensamiento en “BBK, diez años de Kobetamendi”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s